Ni principiante, ni profesional

Entre la absoluta ignorancia del jugador principiante, y la maestría del profesional, hay una amplia franja que es en la que nos encontramos la inmensa mayoría de los jugadores de poker. Y casi todos permaneceremos en esta franja, con distintos grados de habilidad. Ganando más o menos dinero, pero no haciendo fortunas, aunque tampoco quebrando irremediablemente.

La razón por la que muchos jugadores no ganan una gran cantidad de dinero es porque no tiene la suficiente habilidad. O no juegan las variantes en las que sus habilidades obtendrían mejores resultados. La elección del juego tiene una importancia que muchos jugadores no llegan a percibir. También es importante elegir el tipo de mesa y el nivel de juego. Y ser selectivos al jugar: necesitamos acumular bankroll, no perderlo jugando manos a puro riesgo.

También debemos tener presente que hay una gran diferencia entre jugar bien y jugar al máximo de nuestra capacidad. Esa diferencia se traduce en dinero. Si jugamos simplemente bien, y perdemos o tenemos una mala racha, perderemos dinero. Si jugamos al máximo, reduciremos las pérdidas, estaremos conscientes de los riesgos, nos retiraremos antes de entrar en tilt, y analizaremos nuestros errores luego de cada partida. Concentración es la palabra clave. Y confianza: perder no es malo, lo malo es no descubrir por qué perdimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *