conoce las reglas del poker

El subconsciente del jugador de poker

Imaginemos una situación: estamos en una partida No Limit Hold’em, de ciegas $5/10, contra un jugador que, lo sabemos, es poco imaginativo y extremadamente conservador. Tenemos un par medio y nuestro rival acaba de subir la apuesta. Miramos nuestras cartas, las cartas del board, a nuestro rival. Sabemos exactamente lo que deberíamos hacer: no ver apuestas con manos marginales como la que tenemos porque, a la larga, tienen un valor esperado negativo. Sabemos que debemos abandonar. Vamos a hacerlo, aunque , en el fondo, tenemos una ligerísima sospecha de que nuestro rival está solo faroleando y nos gustaría comprobarlo. De repente escuchamos una voz que sale de nuestra propia boca diciendo: “Veo”. Por supuesto, nuestro rival no faroleaba y perdemos nuestras fichas de la manera más tonta.

La explicación para esta situación es puramente psicológica. Se trata de algo tan conocido como el subconsciente. Cuando tratamos de suprimir un pensamiento, este realmente no desaparece, sino que pasa a otro plano de consciencia. Requiere de un esfuerzo no permitir que vuelva a aflorar. Pero acá aparece otro fenómeno: cuando el nivel de estrés sube, cuando sufrimos presión, estos pensamientos suprimidos vuelven al primer plano. Esto es lo que sucede en el momento en que decimos “Veo”, cuando unos pocos segundos antes decidimos no hacerlo. Esto es lo que sucede cuando entramos en tilt: sabemos que debemos retirarnos de la mesa; sin embargo, no lo hacemos.

No hay una fórmula para solucionar esto, sólo tratar de calmarnos, respirar profundamente y suprimir esforzadamente todos aquellos pensamientos que nos lleven a cometer errores, ya sea por curiosidad, necesidad de revancha o cualquier otro motivo no válido si queremos jugar poker inteligente y ganador. Se pueden tomar “atajos” psicológicos que nos ayuden a manejar el estrés y postergar por unos instantes la toma de decisiones si creemos que podemos llegar a cometer un error. Esto también se aprende con la práctica. Y con mucha disciplina.

Close